• Home
  • Entorno
  • El entorno natural

El entorno

El Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla ocupa el sector central de Sierra Morena occidental, flanqueado a izquierda y derecha por el Parque Natural de Sierra de Aracena, en la provincia de Huelva y el Parque Natural de Hornachuelos, en la de Córdoba, respectivamente.

81 PN 30

Hace de barrera natural frente a los vientos húmedos atlánticos que se introducen por la depresión del Guadalquivir, y goza de un régimen elevado de precipitaciones que mantiene extensos bosques de encinares y alcornocales, que dan cobijo a una variada fauna.

Entre los ríos que surcan este sistema montañoso destaca el Rivera de Huesna, donde habita la nutria y en algunos de cuyos tramos se desarrollan espectaculares bosques galerías. Se trata, además, del único río truchero de la provincia.

La existencia de yacimientos mineros favoreció el asentamiento de pobladores desde la Prehistoria. Pueblos romanos y árabes han dejado también numerosos restos en los pueblos de la comarca.

81 PN 36

El Parque Natural Sierra Norte de Sevilla tiene una superficie de 177.484 hectáreas y en él se incluyen, total o en parcialmente, los municipios de Alanís, Almadén de la Plata, Cazalla de la Sierra, Constantina, Guadalcanal, Las Navas de la Concepción, El Pedroso, La Puebla de los Infantes, El Real de la Jara y San Nicolás del Puerto.

La orografía de las sierras es suave y alomada, típica de antiguos macizos sometidos durante largo tiempo a la erosión. Los ríos Viar, Retortillo y Rivera de Huesna, todos ellos afluentes del Guadalquivir, conforman la red fluvial que drena el Parque.

La vegetación de Sierra Norte se adapta al clima mediterráneo de veranos secos y calurosos e inviernos suaves, siendo la encina y el alcornoque las especies más características. Éstas, conforme nos dirigimos a las zonas más altas del Parque (Constantina, San Nicolás y Cazalla), van dejando paso a otras especies más exigentes en humedad como el quejigo y el rebollo o roble melojo. Este último encuentra aquí su único enclave en toda la provincia.

81 PN 39

En las márgenes de los ríos, y especialmente en la de la Rivera del Huesna, se desarrollan espectaculares bosques de galería muy bien conservados, constituidos por especies vegetales de alto valor ecológico como el aliso, el fresno, el olmo, el chopo, diversas especies de sauces, el almez, el avellano, etc… En este último río existen tres cotos de pesca, donde se pueden capturar la trucha común (cotos Hueznar I y Hueznar II) y la trucha arco iris (coto intensivo Molino del Corcho, situado aguas debajo de los anteriores). También se practica este deporte en los embalses del Parque donde, gracias al buen estado de conservación de sus ríos podemos encontrar bogas y barbos como las especies piscícolas más comunes.

En cuanto a la fauna, los ciervos son los representantes más característicos en la zona de los grandes mamíferos herbívoros peninsulares. Éstos, junto con el jabalí, constituyen los trofeos de caza mayor más frecuentes en el Parque.

81 PN 32

De entre los mamíferos carnívoros, se tiene constancia de la presencia del lince, aunque su población debe de ser muy reducida. Otras especies más abundantes si bien esquivas y difíciles de ver son el zorro, la jineta, el turón, el tejón, el meloncillo, el gato montés y la nutria.

Sin embargo, las aves son el grupo de vertebrados más abundante en el Parque. En éste encuentran refugio especies tan interesantes como el águila imperial, el buitre negro, el mirlo acuático o la cigüeña negra.

Entre los valores geológicos y paisajísticos de Parque destacan “Las Cascadas de la Rivera de Huesna” y Cerro del Hierro, ambos declarados Monumentos Naturales. En este último, la extracción de hierro, ya desde los tiempos de Roma, ha originado un paisaje muy peculiar al retirar el mineral acumulado en los huecos existentes en las rocas calizas del “Karst”. En las cascadas destacan unas impresionantes formaciones travertínicas y magníficos bosques de galerías.

La Sierra Norte es también rica en yacimientos arqueológicos y en ella se han encontrado enterramientos en dólmenes, así como numerosos asentamientos y necrópolis de la época romana. Asimismo, existen cuevas con restos de civilizaciones prehistóricas como las Cuevas de Santiago, en Cazalla de la Sierra, que forman un complejo con diferentes entradas y donde habitan varias especies de murciélagos, o la Cueva de los Covachos en Almadén de la Plata. En esta última existen salas donde aparecen formaciones carbonatadas de gran belleza.

81 PN 34

La abundante caza mayor (venados y jabalíes) y menor (sobre todo conejo y perdiz) influyen en la gastronomía de la zona, donde se pueden degustar platos como las alubias con perdiz de San Nicolás del Puerto, el “salmonejo” de aves y conejo de Constantina, el conejo a la “cencerrilla” de El Pedroso, las migas de El Real de la Jara,… así como jamones y embutidos de cerdo ibérico. En La Puebla de los Infantes se elaboran tortas de aceite, pestiños y bizcochos con tradicionales recetas.

El Parque cuenta con dos centros de visitantes. En Constantina se encuentra el Centro de Visitantes El Robledo, donde el público podrá conocer más a fondo cómo son, cómo funcionan y cuáles son los principales aprovechamientos de los ecosistemas que conforman el Parque. En sus instalaciones también se incluye un interesante Jardín Botánico donde se representan las comunidades de vegetación más características de Sierra Morena.

En Almadén de la Plata, ubicado en el monte público “Grupo Ordenado de Montes Las Navas y otros”, se haya el Centro de Visitantes “Cortijo El Berrocal” que cuanta con un área recreativa y con tres senderos que discurren por distintos escenarios de gran valor paisajístico y didáctico.

logoarriba

hombre

google apple